«Pancuit», traducido «Pan cocido», es un plato muy mallorquín parecido a la sopa de ajo. Antiguamente lo hacían los payeses y gente con poco poder adquisitivo, la idea era de un pan ya de unos días y un poco seco sacarle provecho y para eso hacían un caldo de ajo, cebolla y tomate (incluso a veces ni eso) y remojaban ésas rebanadas de pan en éste caldo (un poco la idea de aprovechar el pan de las típicas «sopas mallorquinas» aunque aquí el plato en si es caldoso).

De ésta base he reinterpretado el plato utilizando técnicas un poco más avanzadas y haciendo un caldo de verduras para que tenga un poco más de sabor, a parte, hago un buen sofrito de ajo, cebolla e incorporo una buena cantidad de bulbo de hinojo en juliana para que nos de un toque fresco y anisado.

Lo terminamos con un huevo a baja temperatura, cocido o «poché».

Decir que podéis poner y quitar ingredientes como más os gusten siempre dejando ésta base de un buen sofrito de ajo y cebolla.

Espero que os gusté!!

Tiempo de preparación: 20 minutos preparación, 45 minutos cocción.

Número de comensales: 2 personas.

Ingredientes:

1 cabeza de ajos
3 cebollas
2 bulbos de hinojo y hojas para decorar
1 rama de apio
2 hojas de laurel
1 vasito pequeño de brandy
2 huevos
5 tomates rallados
Láminas de pan viejo (también se podrían utilizar galletas de aceite)
Caldo de verduras
Sal/pimienta/Aceite de oliva virgen extra
1 cucharada pequeña de azúcar

Preparación:

Para la sopa:

En una cazuela añadimos bien de aceite de oliva y doramos el ajo en juliana, una vez empiece a sofreír añadimos la cebolla en juliana, el bulbo de hinojo y el laurel, salpimentamos bien y dejamos fondear (aquí se trata más de confitar poco a poco que no sofreír fuerte, queremos que la cebolla se ablanda y suelte toda su agua y sus azúcares naturales).
Una vez esté bien fondeado añadimos el brandy, dejamos que evapore el alcohol e introducimos el tomate rallado y una cucharada de café de azúcar para quitar la acidez del tomate.
Cuando tenemos todo bien confitado añadimos 1 litro caldo de verdura y cocemos tapado durante 30 minutos.
Para el huevo:

Opción 1: en un SousVide o baño maría controlado metemos los huevos con la cáscara 65ºC-30 minutos. Apartamos.
Opción 2: dentro de un film con un poco de aceite de oliva cascamos un huevo, ponemos un poco de sal y pimienta, cerramos el film haciendo un nudo intentado quitar todo el aire posible y lo introducimos en agua hirviendo durante 4 minutos exactos, sacamos del agua, quitamos el film y reservamos.
Opción 3: antiguamente se tiraba el huevo cascado dentro del caldo ya a punto de servir y se removía.

Emplatado y presentación:

En un plato o bol hondo ponemos unas rebanadas de pan o galletas de aceite y las vamos empapando de éste caldo con el sofrito que queden bien hidratadas, incorporamos el huevo y volvemos a poner caldo cogiendo bien de sofrito (cebolla, ajo e hinojo).
Terminamos con un buen chorro de aceite de oliva virgen extra, unas hojitas de hinojo y un poco de pimentón.

Opcional:

Podéis poner cualquier hierba aromática que os gusté, por ejemplo si hacéis un «pancuit» con caldo de pescado podéis poner perejil, si lo hacéis de carne un poco de tomillo o orégano fresco.

Es un plato caliente y reconfortante y creo que para ésta época que tenemos que aprovechar todo lo que tenemos dentro de la nevera es ideal porque lo puedes adaptar con todo, te sobran zanahorias, pues le metes zanahorias en el sofrito, o alguna verdura como espinacas, coliflor…

Que aproveche!!